Ccoo formacion administracion publica

04/09/2015 en la asamblea regional se ha aprobado la

La Fundació Privada Pau i Solidaritat es una fundación vinculada a CCOO de Catalunya, el principal sindicato de Cataluña, que cuenta con 180.000 afiliados. El 0,7% de las cuotas de los afiliados al sindicato se destina a los fondos presupuestarios de la fundación. Además, la fundación cuenta con 234 miembros regulares cuyas cuotas de afiliación constituyen una fuente de financiación directa.

Los fondos se destinan a proyectos de cooperación al desarrollo sindical en países del Sur y a campañas de derechos laborales en Cataluña. El personal está compuesto por 3 empleados y 3 delegados sindicales. Los socios implicados suelen ser organizaciones sindicales de países del Sur.

La Fundació Privada Pau i Solidaritat, creada por CCOO de Catalunya, es una ONG para la defensa de los Derechos Humanos Laborales en todo el mundo mediante la incorporación de la dimensión sindical a los procesos de cooperación al desarrollo.

Trabajamos con organizaciones sindicales del Sur (Área Mediterránea, América Latina, Región de los Balcanes) para fortalecerlas a través de proyectos de cooperación internacional al desarrollo. También llevamos a cabo campañas de sensibilización en Cataluña que giran en torno al concepto de trabajo decente para todos, así como a la promoción de la cultura de la paz.

Amazon – organización sindical global en una multinacional

Durante 40 años, Alberto López, profesor de historia jubilado, ha tratado de inculcar a sus alumnos la fragilidad de la democracia española como consecuencia de las continuas repercusiones de la guerra civil y los largos años de dictadura del general Francisco Franco: «Creo que en el fondo todos sabíamos que la situación iba a estallar algún día».

La transición de una dictadura a una democracia no era garantía de prosperidad y paz, dijo López a Deutsche Welle: la paz tenía un precio. «Tenemos que reorganizar completamente nuestro Estado y empezar de nuevo», dice.

En Madrid, en el campus universitario de Valencia y en las plazas de Barcelona, muchos miles de personas desafían el viento, la lluvia y el frío casi a diario mientras protestan y exigen reformas. Entre ellos hay funcionarios que reclaman más transparencia, justicia y seguridad en el empleo. La administración pública española está siendo criticada por tener demasiadas fundaciones, universidades, escuelas y autoridades superpuestas aparentemente inútiles.

Oscar Vigiola, jefe de producción de la productora cinematográfica española 529, es uno de los pocos españoles de nivel directivo que apoyan las protestas masivas. «Nuestro gobierno no cumplió sus promesas electorales: mintió», dice. Los españoles no legitimaron los recortes y las medidas de austeridad en las urnas: «Tienen derecho a influir así en el rumbo del Gobierno».

La cuenta atrás. Rocknmob Moscú #9, 220 músicos

La definición de Israel como Estado de apartheid comienza a extenderse internacionalmente de forma imparable. En 2009, académicos palestinos y sudafricanos publicaron un exhaustivo informe que determinaba que Israel estaba cometiendo el delito de apartheid. El Tribunal Russell sobre Palestina, con la participación del magistrado emérito del Tribunal Supremo español, José Antonio Martín Pallín, dictaminó en 2010 que Israel ejerce un apartheid sistemático. También dos ex relatores especiales de la ONU sobre derechos humanos en Palestina llegaron a la misma conclusión: en 2007, John Dugard determinó que Israel comete colonialismo y apartheid. En 2017, Richard Falk y la Comisión de la CESPAO de la ONU concluyeron que Israel ha establecido un régimen de apartheid que oprime y domina al pueblo palestino en su conjunto. Ante el escándalo por el informe, Israel y Estados Unidos presionaron al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y lograron eliminar el texto de la página web de la ONU.

A principios de 2021, B’Tselem, una organización israelí muy prestigiosa en la vigilancia de los derechos humanos, publicó un informe que concluye que Israel es un Estado de apartheid en una única entidad política entre el río Jordán y el mar Mediterráneo. Además, al reconocer que la antigua Palestina histórica en su conjunto es una única entidad geopolítica gobernada por Tel Aviv, ha puesto en evidencia el fraude de la retórica de la «solución de los dos estados», la «mesa de negociación», etc. que no ayudan al diagnóstico ni a la solución de lo que está ocurriendo. Es muy significativo que la Confederación Sindical de CCOO haya asumido la importancia y la gravedad de lo que indica el informe de B’tselem, recogiendo la noticia en su web de CCOO junto con la versión traducida del documento. Recientemente, la ONG Human Rights Watch se ha sumado a definir a Israel como un régimen de apartheid.

Apoyo a Carlos y a Serafín 10/04/2014

Las federaciones de servicios públicos de las confederaciones de UGT y CCOO se congratulan de que sus reivindicaciones en la negociación salarial del sector público hayan sido aceptadas por el Gobierno. Los sindicatos quieren un acuerdo plurianual que permita mantener el poder adquisitivo y, en concreto, una subida este año que se sume al incremento salarial del 2% impuesto por el Gobierno. CCOO y UGT quieren que se tomen medidas para corregir la prolongada disminución del poder adquisitivo en todo el sector público, ya que el personal del servicio exterior, por ejemplo, lleva 14 años sin recibir un aumento. Los sindicatos quieren asegurarse de que el nuevo acuerdo cubra una serie de reivindicaciones de larga data, como la aplicación de la semana laboral de 35 horas, el desarrollo y la actualización de los estatutos clave que cubren a los trabajadores del sector público, incluso en materia de igualdad. CCOO y UGT también quieren que se tomen medidas en materia de empleo (el fin de las restricciones a la sustitución de personal) y medidas para abordar el desarrollo de la carrera profesional, la promoción y la clasificación profesional. Los sindicatos ya han indicado que están dispuestos a movilizar a sus afiliados si las negociaciones no dan resultado.