Concepto de formacion segun autores

Ver 3+ más

La formación de conceptos ha sido un tema central de la filosofía desde la antigüedad (Ros 1989/1990), y generalmente se asume que actividades cognitivas como el aprendizaje y el recuerdo, el razonamiento, la resolución de problemas, la comprensión del lenguaje y la toma de decisiones presuponen la existencia de un sistema de conceptos en la memoria. Los conceptos se definen como abstracciones cognitivas que representan clases de cosas, eventos o ideas. En general, los conceptos se consideran categorías semánticas naturales que ayudan a unir cosas, cualidades y sucesos sobre la base de una similitud de características. De hecho, una de las características más llamativas del pensamiento humano es la capacidad de hacer generalizaciones a partir de experiencias específicas y de formar conceptos que representan ideas concretas (por ejemplo, qué es una silla), así como construcciones abstractas de nuestro pensamiento (por ejemplo, qué es la verdad). Más concretamente, el constructo «concepto» se define en…

Percepción

La concepción de la formación gradual de la acción mental por etapas es una de las más conocidas dentro de la teoría general de la actividad psicológica. Esta concepción fue propuesta y estudiada por Piotr Galperin. Es importante revisar, en primer lugar, la relación entre la teoría de la actividad y la psicología histórica cultural, y después discutir las implicaciones teóricas y prácticas de esta concepción. Por último, es importante destacar que pocos estudios psicológicos modernos aplicados a la educación utilizan esta concepción como una metodología concreta real relacionada con el paradigma histórico-cultural en psicología.

Desde el punto de vista de la psicología histórico-cultural, el principal objeto de estudio psicológico es el proceso de desarrollo psicológico. Es posible afirmar que el desarrollo es tanto el objeto de estudio psicológico como el método de investigación. Los especialistas de la psicología histórico-cultural siempre se interesaron por la investigación del desarrollo de dicho fenómeno cuando el proceso final y los resultados finales aún no se conocen. Desde el punto de vista de la psicología histórico-cultural, el proceso de desarrollo psicológico es, ante todo, un proceso cultural, en el que el niño adquiere la posibilidad ideal de regulación mediatizada de la actividad autoindividual.

Semántica

Tomo como punto de partida a Ludwig Wittgenstein, filósofo austriaco-británico, que se ocupó principalmente de la filosofía del lenguaje, la lógica y las matemáticas, y posiblemente el filósofo más influyente del siglo XX.

En su obra magna, el Tractatus, Wittgenstein concluyó que la esencia del lenguaje es su forma lógica. La estructura lógica del lenguaje establece el límite de lo que se puede decir con sentido. Luego publicó las Investigaciones filosóficas, y llegó a la conclusión contraria, es decir, que la esencia del lenguaje es su uso.

Para algunos científicos sociales y filósofos, el giro pragmático-lingüístico instigado por las investigaciones filosóficas ha significado que no se puede escapar del círculo hermenéutico. No puede haber una realidad objetiva en las ciencias sociales. Sólo queda la interpretación.

Gran parte del desarrollo de las ciencias sociales y culturales se produce a través del conflicto sobre las palabras, los términos, los conceptos y las definiciones. Lo que esto sugiere es que necesitamos algún tipo de criterio sobre qué es un «buen concepto» o qué hace que una proposición sea coherente.

Psicología cognitiva

2No es casualidad que en muchos idiomas la palabra «concepto» (por ejemplo, en alemán «Begriff») derive de la palabra «agarrar», literalmente tomar o coger con la mano. Es igualmente interesante que la palabra inglesa concept esté relacionada con ‘concebir’, es decir, imaginar, prever o inventar un posible estado futuro de las cosas.1 Estas dos raíces indican el doble significado de los conceptos: son herramientas prácticas para manejar y dominar objetos, y también son visiones orientadas al futuro o formas de hacer mundo (Goodman, 1978).2

4Aunque útil, la distinción entre conceptos funcionales y formales también es arriesgada. Puede interpretarse erróneamente como si implicara una jerarquía: los conceptos formales son de alguna manera más elevados y avanzados que los funcionales. Esta simple jerarquía no es válida. Los conceptos formales son funcionales para prácticas y epistemologías cultural e históricamente muy específicas. Los conceptos funcionales abarcan una enorme variedad de prácticas y epistemologías. El reto consiste en empezar a indagar y dar sentido a esta variedad.