El Cine Español

Y acabamos con eso que se llama “época actual”, en la cual la generación de Al Salir de Clase toma la delantera, arrojando a un puñado de sorprendentemente buenos actores hacia el cine y la televisión de alcance. Y, en especial, la manera en que se plasmó el tránsito hacia la democracia de las mujeres, que habían sido duramente sometidas y privadas de sus libertades durante el régimen franquista. La situación de la mujer en aquellos años constituye otro de los epígrafes que se abordan en esta primera parte, finalizando con un recorrido por la trayectoria profesional de las tres únicas realizadoras de nuestro país durante la Transición: Josefina Molina, Pilar Miró y Cecilia Bartolomé. La representación de la mujer en el cine español de la transición (1973-1982), de Amanda Castro García, Oviedo, KRK, 2009, 377 pp. Además, ofrecen una variedad de personajes femeninos definidos en función del lugar que ocupaba la mujer en la sociedad española de entonces, lo que les otorga gran valor. En estas redes sociales sobre fútbol no hay importancia del género y si quieres puedes hacer equipos mixtos o solo femeninos.

Por tanto, las redes sociales sobre series son imprescindibles. Así el profesor Benet conecta en las primeras páginas el género de las persecuciones o las películas de Segundo de Chomón con modelos americanos y demuestra que el director turolense participa de soluciones técnicas modernas. El segundo capítulo incluye un análisis del cine metafórico que se produjo en España durante los años del tardofranquismo, cuando la censura impedía abordar directamente la realidad sociopolítica y se buscaron fórmulas de expresión encubiertas que denunciaran la represión enfermiza de la sociedad española bajo la dictadura. Este neo-relativismo que asombraría al propio Einstein (y a Aristóteles y Newton juntos, qué cojones) fue la base sobre la que se asentó la ingente producción celuloídica1 patria hasta más o menos la eclosión del reaganismo y de la movida madrileña. ¿Tienes una pregunta sobre este libro? Inicia sesión para poder agregar tu propia pregunta. De hecho, cuando lo leas no esperes un libro de biografías porque ‘Mis 100 del cine español’ tiene más de autobiográfico: «El cine es muy importante para mí. Me ha gustado mucho recuperar algunos de mis recuerdos y plasmarlos en este libro», asegura. Así, teníamos la oportunidad de encontrar en sus películas a Chus Lampreave, Guillermo Montesinos, Verónica Forqué, Carmen Maura y Antonio Banderas (en un claro error del director de casting, pues era obvio que habrían preferido a Resines).

3d vampire hunter kit old Por su parte, Trueba se especializó también en comedias de enredo con un poquito más de trasfondo y empleando, por el contrario, a Carmen Maura, Chus Lampreave, Guillermo Montesinos, Antonio Resines y Verónica Forqué. Y, con carácter general, el cine español inventa una nueva técnica para los actores de comedia (o, para ser exactos, Antonio Resines y Tito Fernández) que quieren pasarse a los papeles serios: poner cara de estar estreñido mientras dure el rodaje. Comenzando por la década de los setenta, observamos que algunos espabilados directores-productores (en España no nos cortamos un pelo a la hora de pluriemplearnos, ya que somos capaces de sentar cátedra en varias ciencias a la vez) comprendieron que al cine español no le faltaba talento, no: le sobraba ropa. A Trueba lo subieron a los altares cuando consiguió el Oscar con Belle Epoque, lo que llevó a muchos a decir que el cine español estaba recuperándose espectacularmente… De un sólo golpe, tráguense esto: el cine español mola. 4. Redes sociales y fútbol – Las redes sociales en español para los locos por el fútbol.

En la década de los ochenta y a pesar de un gobierno socialista, vivimos el auge y caída de la factoría Ozores (Mariano/Antonio, aún era pronto para la fuerza interpretativa de sus churumbelas) demostrando que hasta de tetas podíamos acabar saturados, sobre todo cuando las que aparecían en la pantalla no eran agarrables. Las salas se abarrotaron de espectadores necesitados de cariño y amor, y esto se les dio en forma de tetas y culos. Aunque solamente nos enteremos de las nominaciones al Oscar si se las dan a Cruz, Bardem y/o Almodóvar, lo cierto es que en los últimos años se ha hablado mucho español en las listas de candidaturas. Corriendo paralelo a estos teníamos a Almodóvar, por entonces un transgresor que hacía siempre películas “guarras”, según su definición, que suponemos viene dada por la cantidad de grano que tenían sus fotogramas. Las conexiones con la cultura occidental continúan en la postguerra, y así el autor desvela películas anarquizantes -‘Los cuatro robinsones’ parece imposible en la España de los 40- o señala la gran influencia de las obras de Woodehouse en varios arquetipos fílmicos de esa década. Por poner dos motivos que sustentan sus tesis sobre el cine actual -el libro es ingente en opiniones- añadiremos que plantea las consecuencias artísticas de las subvenciones y que establece un lúcido análisis sobre el cine actual que enfoca la guerra civil y la transición.

Leave a Comment