Formacion de esmalte dental

Función de la dentina en los dientes

Las mutaciones de SLC34A3 en pacientes con raquitismo hipofosfatémico hereditario con hipercalciuria predicen un papel clave para el cotransportador sodio-fosfato NaPi-IIc en el mantenimiento de la homeostasis del fosfato. Am J Hum Genet

Abundante maquinaria de homeostasis del calcio en células de esmalte dental de rata. La regulación al alza de las proteínas de almacenamiento de calcio durante la mineralización del esmalte implica al retículo endoplásmico en la transcitosis del calcio. Eur J Biochem

La calbindina28kDa y la calmodulina son hiperabundantes en las células del esmalte dental de rata. Identificación de la proteína fosfatasa calcineurina como objetivo principal de la calmodulina y de un papel relacionado con la secreción para la calbindina28kDa. Eur J Biochem

Inducción cíclica y movimiento rápido de ondas secuenciales de nuevas bandas de modulación de ameloblastos de extremo liso en incisivos de rata, visualizadas mediante etiquetado fluorescente policromo y tinción GBHA del esmalte en maduración. Adv Dent Res

Composición, formación y estructura del esmalte

La formación del esmalte requiere etapas consecutivas de desarrollo para alcanzar su característica dureza mineral extrema. La mineralización depende de la presencia inicial y luego de la eliminación de las proteínas degradadas del esmalte de la matriz a través de la endocitosis. La membrana del ameloblasto reside en la interfaz entre la matriz y la célula. La formación del esmalte está controlada por los ameloblastos que producen esmalte en etapas para construir la capa de esmalte (etapa secretora) y para alcanzar la mineralización final (etapa de maduración). Cada etapa tiene requisitos funcionales específicos para los ameloblastos. Los ameloblastos adoptan diferentes morfologías celulares durante cada etapa. El tráfico de proteínas, incluyendo la secreción y endocitosis de las proteínas del esmalte, es una tarea fundamental en los ameloblastos. Los sitios de internalización de las proteínas del esmalte en la membrana del ameloblasto son específicos para cada etapa. En esta revisión se presenta una visión general de la endocitosis y el tráfico de vesículas en los ameloblastos. Se describen las vías de internalización y tráfico de vesículas. La endocitosis se propone como un mecanismo para eliminar los restos de proteína del esmalte degradado y para obtener información de la matriz sobre el estado del esmalte en maduración.

¿Cuál es la función del esmalte?

El esmalte dental es uno de los cuatro tejidos principales que componen el diente en los seres humanos y en muchos otros animales, incluidas algunas especies de peces. Constituye la parte normalmente visible del diente, que cubre la corona. Los otros tejidos principales son la dentina, el cemento y la pulpa dental. Es una sustancia muy dura, de color blanco a blanquecino, altamente mineralizada, que actúa como barrera para proteger el diente, pero que puede ser susceptible de degradación, especialmente por los ácidos de los alimentos y las bebidas. El calcio endurece el esmalte dental. En raras ocasiones, el esmalte no se forma, dejando la dentina subyacente expuesta en la superficie[1].

El esmalte es la sustancia más dura del cuerpo humano y contiene el mayor porcentaje de minerales (un 96%),[2] mientras que el agua y la materia orgánica componen el resto[3] El mineral principal es la hidroxiapatita, que es un fosfato de calcio cristalino[4] El esmalte se forma en el diente mientras éste se desarrolla dentro del hueso de la mandíbula antes de erupcionar en la boca. Una vez formado por completo, el esmalte no contiene vasos sanguíneos ni nervios, y no está formado por células. La remineralización de los dientes puede reparar los daños que sufre el diente hasta cierto punto, pero los daños que van más allá no pueden ser reparados por el organismo. El mantenimiento y la reparación del esmalte dental humano es una de las principales preocupaciones de la odontología.

Formación del esmalte dental e implicaciones para la salud y la enfermedad oral

El esmalte dental es uno de los cuatro tejidos principales que componen el diente en los seres humanos y en muchos otros animales, incluidas algunas especies de peces. Constituye la parte normalmente visible del diente, cubriendo la corona. Los otros tejidos principales son la dentina, el cemento y la pulpa dental. Es una sustancia muy dura, de color blanco a blanquecino, altamente mineralizada, que actúa como barrera para proteger el diente, pero que puede ser susceptible de degradación, especialmente por los ácidos de los alimentos y las bebidas. El calcio endurece el esmalte dental. En raras ocasiones, el esmalte no se forma, dejando la dentina subyacente expuesta en la superficie[1].

El esmalte es la sustancia más dura del cuerpo humano y contiene el mayor porcentaje de minerales (un 96%),[2] mientras que el agua y la materia orgánica componen el resto[3] El mineral principal es la hidroxiapatita, que es un fosfato de calcio cristalino[4] El esmalte se forma en el diente mientras éste se desarrolla dentro del hueso de la mandíbula antes de erupcionar en la boca. Una vez formado por completo, el esmalte no contiene vasos sanguíneos ni nervios, y no está formado por células. La remineralización de los dientes puede reparar los daños que sufre el diente hasta cierto punto, pero los daños que van más allá no pueden ser reparados por el organismo. El mantenimiento y la reparación del esmalte dental humano es una de las principales preocupaciones de la odontología.