Formacion de la inteligencia

Inteligencia humana

La comprensión de la inteligencia artificial (IA) y la formación de creencias tienen interesantes sinergias bidireccionales. Desde la explicación de la derivación lógica de las creencias y su consistencia interna, hasta la explicación cuantitativa de la fuerza, la IA tiene todavía muchas metáforas sin explotar que pueden iluminar la formación de creencias. Además, reconocer que la IA debe integrarse con nuestros procesos de creencia (principalmente, la capacidad de reflexión, racionalización y comunicación que permite la codificación semántica) permite centrarse en líneas más prometedoras como el aprendizaje automático interpretable.

«La creencia, los procesos de creer, son funciones cerebrales fundamentales que permiten a un animal no humano o a un ser humano confiar en su(s) representación(es) probabilística(s) interna(s). La creencia se basa en procesos neuronales que incluyen la percepción y la valoración de objetos y acontecimientos en el entorno físico y social, tanto en contextos seculares como religiosos. Mediante la codificación predictiva, la creencia guía las propias acciones y comportamientos a través de la retroalimentación recíproca que implica el aprendizaje (Angel et al., 2017).»

Definición de inteligencia psicológica

La inteligencia se ha definido de muchas maneras: capacidad de abstracción, lógica, comprensión, autoconciencia, aprendizaje, conocimiento emocional, razonamiento, planificación, creatividad, pensamiento crítico y resolución de problemas. En términos más generales, puede describirse como la capacidad de percibir o inferir información, y de retenerla como conocimiento para aplicarla a comportamientos adaptativos dentro de un entorno o contexto.

La inteligencia se estudia sobre todo en los seres humanos, pero también se ha observado en animales no humanos y en plantas, a pesar de la controversia sobre si algunas de estas formas de vida presentan inteligencia[1][2] La inteligencia en los ordenadores u otras máquinas se denomina inteligencia artificial.

Se trata de una capacidad mental muy general que, entre otras cosas, implica la capacidad de razonar, planificar, resolver problemas, pensar de forma abstracta, comprender ideas complejas, aprender rápidamente y aprender de la experiencia. No se trata de un mero aprendizaje de libros, de una estrecha habilidad académica o de la habilidad para hacer exámenes. Refleja más bien una capacidad más amplia y profunda para comprender nuestro entorno: «captar», «dar sentido» a las cosas o «averiguar» qué hacer[9].

Inteligencia intrapersonal

Con el tiempo, la ONI amplió y adaptó sus capacidades para hacer frente a las nuevas amenazas. Durante la Guerra Fría crearon una capacidad en torno a la inteligencia acústica para protegerse de la amenaza de los submarinos soviéticos portadores de armas nucleares.

En la actualidad, la NSA sigue aprovechando su herencia criptológica a través de sus capacidades de SIGINT y AI. El trabajo de la NSA proporciona información crítica a los responsables de la toma de decisiones de la nación para apoyar la planificación estratégica y proteger la seguridad nacional.

A finales de la década de 1960, la NRO operó 38 misiones de satélites de retorno de película KH-7 y 12 misiones del Sistema de Cámara de Mapeo (MCS) para recoger imágenes de instalaciones nucleares y emplazamientos de misiles soviéticos y chinos. En la década de 1970, el programa había evolucionado hasta el KH-11, que transmitía imágenes electroópticas en tiempo casi real.

La misión de la Oficina es proteger la información de seguridad nacional, la propiedad intelectual y la tecnología importante. Utilizando sus conocimientos científicos y tecnológicos, la Oficina proporciona información a otras agencias del CI sobre temas de energía y operaciones de seguridad nacional relacionadas.

Tipos de inteligencia

El clima laboral es un fenómeno organizativo complejo que se ha estudiado desde diversas perspectivas en las últimas tres décadas. A pesar de su larga tradición, la investigación que presta atención específica al clima laboral que existe en la economía digital es injustificadamente escasa. Pocos estudios han investigado empíricamente cómo se configura el clima digital en una organización. Con este telón de fondo, en este artículo informamos sobre un estudio de caso interpretativo que explora la formación del clima digital en una organización que desarrolla tecnología de inteligencia artificial (IA). Los resultados preliminares revelan que el aprendizaje y la experimentación son interacciones esenciales, ya que permiten la conformidad en la percepción de las prácticas de trabajo entre los trabajadores digitales. En consecuencia, nuestras primeras conclusiones muestran que esta conformidad permite que se forme un nuevo tipo de clima laboral -que hemos denominado clima digital- en esta organización concreta.