Formacion de la memoria

Memoria del cerebro

La formación de recuerdos a largo plazo es una función necesaria para la supervivencia adaptativa. En las dos últimas décadas se han hecho grandes progresos en la comprensión de las bases biológicas de la formación de la memoria. La identificación de los mecanismos necesarios para la consolidación y la reconsolidación de la memoria, los procesos por los que los rastros de memoria frágiles posteriores al entrenamiento y a la recuperación se hacen más fuertes e insensibles a la interrupción, ha indicado nuevos enfoques para investigar y tratar las psicopatologías. En esta revisión, discutiremos algunos mecanismos biológicos clave que se han encontrado como críticos para la consolidación y el fortalecimiento de la memoria, el/los papel/es y los mecanismos de la reconsolidación de la memoria, y cómo la interferencia con la consolidación y/o la reconsolidación puede modular la retención y/o el almacenamiento de los recuerdos que están vinculados a las psicopatologías.

Dosificación de medicamentos: Los autores y la editorial han hecho todo lo posible para garantizar que la selección y la dosificación de los fármacos expuestos en este texto se ajusten a las recomendaciones y prácticas actuales en el momento de su publicación. Sin embargo, en vista de la investigación en curso, los cambios en las regulaciones gubernamentales y el flujo constante de información relacionada con la terapia y las reacciones a los medicamentos, se insta al lector a revisar el prospecto de cada medicamento para ver si hay cambios en las indicaciones y la dosificación y si se añaden advertencias y precauciones. Esto es especialmente importante cuando el agente recomendado es un medicamento nuevo y/o de uso poco frecuente.

Neurociencia de la memoria

La memoria sirve a los seres humanos de muchas y complejas maneras. Nos permite procesar nuestro entorno. Mejora el comportamiento. Da contexto a nuestras vidas. Los estudios de este fenómeno psicológico revelan que la memoria se produce por etapas, lo que nos da una valiosa visión del funcionamiento interno del cerebro.

En el proceso de registro sensorial, el cerebro obtiene información del entorno. Esta actividad es breve y dura como máximo unos segundos. Durante el registro sensorial, el cerebro recoge información de forma pasiva a través de pistas visuales y auditivas, lo que se conoce como memoria «icónica» y «ecoica», respectivamente.

Becker pone los ejemplos de una pantalla de ordenador y una conversación para ilustrar cómo reconocer el registro sensorial. Cuando se mira la pantalla del ordenador y luego se aparta la vista, pero se sigue viendo la imagen de la pantalla, se trata de memoria icónica. Del mismo modo, cuando se mantiene una conversación con otras personas y se les pide que repitan lo que han dicho un momento después, se trata de memoria ecoica.

En el proceso de formación de la memoria, la atención se considera una etapa entre el registro sensorial y la memoria a corto plazo. La formación de la memoria a corto plazo puede comenzar prestando atención a la información recibida a través del registro sensorial.

Codificación de la memoria

La memoria es la reactivación de un grupo específico de neuronas, formada a partir de cambios persistentes en la fuerza de las conexiones entre neuronas. Pero, ¿qué es lo que permite que una combinación específica de neuronas se reactive sobre cualquier otra combinación de neuronas?

La respuesta es la plasticidad sináptica. Este término describe los cambios persistentes en la fuerza de las conexiones -llamadas sinapsis- entre las células del cerebro. Estas conexiones pueden fortalecerse o debilitarse en función de cuándo y cuántas veces se hayan activado en el pasado. Las conexiones activas tienden a fortalecerse, mientras que las que no se utilizan se debilitan y pueden llegar a desaparecer por completo.

Una conexión entre dos neuronas se fortalece cuando la neurona A activa sistemáticamente la neurona B, haciendo que ésta dispare un potencial de acción (espiga), y la conexión se debilita si la neurona A no consigue sistemáticamente que la neurona B dispare una espiga. Los aumentos y disminuciones duraderos de la fuerza sináptica se denominan potenciación a largo plazo (LTP) y depresión a largo plazo (LTD).

La modificación de la fuerza de las sinapsis existentes, o incluso la adición de nuevas o la eliminación de las antiguas, es fundamental para la formación de la memoria. Pero también hay pruebas de que otro tipo de plasticidad, que no implica directamente a las sinapsis, podría ser importante para la formación de la memoria. En algunas partes del cerebro adulto, como la importante estructura de la memoria conocida como hipocampo, se pueden crear neuronas completamente nuevas en un proceso llamado neurogénesis. Los estudios realizados en ratones de edad avanzada han demostrado que, al aumentar la neurogénesis en el hipocampo, se puede mejorar la memoria. En los seres humanos, se ha demostrado que el ejercicio aumenta el volumen del hipocampo -lo que sugiere que se están creando nuevas neuronas- y al mismo tiempo mejora el rendimiento en las tareas de memoria.

Memoria a largo plazo

Ahora, un nuevo estudio realizado por científicos del Instituto de Neurociencias Wu Tsai revela exactamente cómo se forman los recuerdos motores y por qué son tan persistentes. Incluso podría ayudar a esclarecer las causas fundamentales de los trastornos del movimiento, como la enfermedad de Parkinson.

«Creemos que la memoria motora es única», dijo Jun Ding, profesor asociado de neurocirugía y de neurología. «Algunos estudios sobre la enfermedad de Alzheimer incluyeron a participantes que antes eran músicos y no podían recordar a sus propias familias, pero aún podían tocar música hermosa. Está claro que hay una gran diferencia en la forma en que se forman los recuerdos motores».

Se cree que los recuerdos se codifican en el cerebro en el patrón de actividad de redes de cientos o miles de neuronas, a veces distribuidas en regiones cerebrales distantes. El concepto de este rastro de memoria -a veces llamado engrama de memoria- existe desde hace más de un siglo, pero identificar exactamente qué es un engrama y cómo se codifica ha resultado ser un gran desafío. Estudios anteriores han demostrado que algunas formas de aprendizaje activan neuronas específicas, que se reactivan cuando se recuerda el recuerdo aprendido. Sin embargo, aún se desconoce si existen neuronas de engrama de memoria para el aprendizaje de habilidades motoras.