Formacion de los partidos politicos en colombia

Ex rebelde jura como presidente de Colombia

Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de república unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general.

Son fines esenciales del Estado servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución; facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación; defender la independencia nacional, mantener la integridad territorial y asegurar la convivencia pacífica y la vigencia de un orden justo.

Las autoridades de la República se instituyen para proteger a todas las personas residentes en Colombia, en su vida, honra, bienes, creencias y demás derechos y libertades, y para asegurar el cumplimiento de los deberes sociales del Estado y de los particulares.

Colombia celebra el aniversario del acuerdo de paz con las FARC

Laura Bedoya cursa un máster en Administración Pública en la Universidad de Connecticut y es una apasionada del liderazgo y la participación política de las mujeres. También es una feroz competidora y miembro del equipo nacional femenino de rugby subacuático de Estados Unidos. LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/laura-bedoya-/

Un agradecimiento especial al Partido Político MIRA y BOLD en UConn. Mis asesores de tesis y mentores: Fiona Vernal, Anne Gebelein y Deneen Hatmaker. Y a mis eternas amigas y colegas Camila Sánchez y Nathalie Quiroga.

Un agradecimiento especial al Partido Político MIRA y BOLD en UConn. Mis profesoras y asesoras de tesis, Fiona Vernal. Anne Gebelein y Deneen Hatmaker. Y a mis queridas amigas y colegas Camila Sánchez y Nathalie Quiroga.

Como hija de inmigrantes colombianos que abandonaron su país en medio de disturbios económicos y civiles, estoy muy unida a mis raíces colombianas. Aunque crecí en una pequeña ciudad de Connecticut, mi casa era un poco Colombia, desde la música hasta la comida, las noticias y las telenovelas. Siempre estaba viendo canales de noticias colombianos y escuchando a escondidas conversaciones de adultos sobre política colombiana. Mis orígenes siguieron influyéndome en la universidad, donde me licencié en Ciencias Políticas y Estudios Latinoamericanos.

Qué está pasando en América Latina y el Caribe

La historia de la nueva Constitución de Colombia aprobada en 1991 es la siguiente: mediante el Decreto nº 1926, de 24 de agosto de 1990, el Gobierno del Presidente César Gaviria Trujillo convocó una Asamblea Nacional Constituyente. El 5 de diciembre de 1990, el pueblo colombiano eligió a los 70 miembros de dicha Asamblea. Fue una elección histórica, ya que entre los votantes y candidatos se encontraban antiguos miembros del movimiento guerrillero, recientemente reinsertados en la sociedad, entre ellos los líderes del Movimiento 19 de Abril (M-19). El resultado de las elecciones fue el siguiente:

Partido Liberal: 25 asambleístas; Alianza Democrática M-19: 18; Movimiento de Salvación Nacional: 11; Partido Social Conservador: 5; listas independientes del Partido Conservador: 4; Unión Patriótica: 2; Movimiento Indígena: 2; Movimiento Evangélico: 2; Esperanza, Paz y Libertad: 2; Partido Revolucionario de los Trabajadores: 1; Movimiento Indígena Quintín Lame: 1. Estos dos últimos asambleístas fueron elegidos pero no tienen derecho a voto en la Asamblea.

Beyoncé – Formation (Vídeo oficial)

La libertad de religión es un derecho protegido por la Constitución. La ley protege a las personas de la discriminación basada en creencias y prácticas religiosas. La Constitución de 1991 define el Estado colombiano como laico. Sin embargo, la Iglesia Católica Romana goza de un estatus privilegiado formal e informal. No hay una intervención destacable de los dogmas religiosos en las instituciones políticas ni en el diseño de las políticas públicas. Sin embargo, las sentencias progresistas dictadas por la Corte Constitucional en temas como el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo y la adopción homoparental han provocado la movilización de movimientos políticos basados en una agenda conservadora y han estimulado un aumento de la participación de las iglesias cristianas evangélicas en la política electoral. La oposición a la «ideología de género» ha ganado visibilidad en el debate político.

En principio, todos los actores relevantes aceptan las instituciones democráticas como legítimas. El acuerdo de paz de 2016 entre el Gobierno y las FARC y la integración de estas últimas como partido político en la democracia colombiana ha supuesto un gran avance en este ámbito. Sin embargo, la implementación del acuerdo y la participación política de las FARC se ha vuelto polémica y ha llevado a una polarización en la política colombiana. Desde una perspectiva subnacional, los terratenientes y las élites políticas se resisten a las reformas democráticas. Las facciones radicales de la izquierda y la derecha políticas muestran opiniones antidemocráticas. Particularmente preocupante en el periodo analizado fue la reacción y los ataques al poder judicial por parte del presidente Iván Duque, los miembros del Centro Democrático y sus aliados políticos tras la decisión de la Corte Suprema de poner al ex presidente Álvaro Uribe bajo arresto domiciliario. Dado que Uribe es el político más influyente de la historia reciente de Colombia, la decisión en su contra constituyó una dura prueba para la independencia del poder judicial.El ELN y sectores disidentes y rearmados de las antiguas FARC rechazan la legitimidad del actual régimen político y luchan por derrocarlo. Aunque no buscan el poder formal del Estado, los grupos del crimen organizado constituyen una amenaza para la democracia, ya que debilitan las instituciones y socavan las garantías de los derechos ciudadanos.