Formacion del corazon en el embrion

A partir de qué estructura embrionaria se desarrollan los pabellones auriculares derecho e izquierdo

La placenta y el corazón del feto son dos de los primeros órganos en diferenciarse, por lo que se supone que su desarrollo está interrelacionado. Genes y micronutrientes comunes, como el folato, regulan pasos esenciales en la formación de ambos órganos, por lo que frecuentemente coexisten anomalías cardíacas y placentarias (Linask, 2013). Sin embargo, cada vez hay más pruebas de que los defectos primarios en el desarrollo de la placenta pueden influir en el desarrollo del corazón del feto y su función después del parto.

Conceptualmente, la influencia de la placenta puede ser doble. En primer lugar, la eficacia de la placenta como fuente de oxígeno y nutrientes, y como barrera selectiva a los xenobióticos, puede tener un profundo impacto en la morfogénesis y la capacidad funcional de muchos sistemas de órganos a través de la programación del desarrollo (Burton et al., 2016). En segundo lugar, a pesar de la falta de datos experimentales, es muy probable que la hemodinámica de la circulación umbilicoplacentaria influya en el desarrollo cardíaco del feto (Linask et al., 2014). La placenta es el mayor de los órganos fetales y, a término, recibe aproximadamente el 40% del gasto cardíaco fetal. La resistencia ofrecida por la red arterial y capilar dentro de los árboles vellosos de la placenta variará según la etapa de desarrollo y la presencia de patología placentaria. Dado que la expresión génica cardíaca es muy sensible a las señales biomecánicas, esa resistencia puede influir en la diferenciación de los cardiomiocitos y en la morfogénesis del corazón (Hove et al., 2003; Kowalski et al., 2014).

Embriología corazón

El desarrollo del corazón, también conocido como cardiogénesis, se refiere al desarrollo prenatal del corazón. Comienza con la formación de dos tubos endocárdicos que se fusionan para formar el corazón tubular, también llamado tubo cardíaco primitivo. El corazón es el primer órgano funcional de los embriones de vertebrados.

El corazón tubular se diferencia rápidamente en el tronco arterial, el bulbo raquídeo, el ventrículo primitivo, la aurícula primitiva y el seno venoso. El tronco arterial se divide en la aorta ascendente y el tronco pulmonar. El bulbo raquídeo forma parte de los ventrículos. El seno venoso conecta con la circulación fetal.

El tubo cardíaco se alarga en el lado derecho, formando un bucle y convirtiéndose en el primer signo visual de la asimetría izquierda-derecha del cuerpo. Se forman septos dentro de las aurículas y los ventrículos para separar los lados izquierdo y derecho del corazón[3].

El corazón deriva de las células de la capa germinal embrionaria que se diferencian tras la gastrulación en mesotelio, endotelio y miocardio. El pericardio mesotelial forma el revestimiento exterior del corazón. El revestimiento interno del corazón -el endocardio- y los vasos linfáticos y sanguíneos se desarrollan a partir del endotelio[4][2].

Desarrollo embrionario

Dr. Adam J. LewandowskiDivisión de Medicina Cardiovascular, Departamento de Medicina de Radcliffe, Nivel 1Hospital John Radcliffe, Centro de Investigación Clínica Cardiovascular de OxfordUniversidad de Oxford, Oxford, OX3 9DU (Reino Unido)adam.lewandowski@cardiov.ox.ac.uk

Dr. Adam J. LewandowskiDivisión de Medicina Cardiovascular, Departamento de Medicina de Radcliffe, Nivel 1Hospital John Radcliffe, Centro de Investigación Clínica Cardiovascular de OxfordUniversidad de Oxford, Oxford, OX3 9DU (Reino Unido)adam.lewandowski@cardiov.ox.ac.uk

Este artículo está bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International License (CC BY). Se permite el uso, las obras derivadas y la distribución, siempre que se dé el debido crédito al autor y al editor original.Dosis del fármaco Los autores y el editor han hecho todo lo posible para garantizar que la selección y la dosificación de los fármacos expuestos en este texto se ajusten a las recomendaciones y prácticas actuales en el momento de la publicación. Sin embargo, en vista de la investigación en curso, los cambios en las regulaciones gubernamentales y el flujo constante de información relacionada con la terapia y las reacciones a los medicamentos, se insta al lector a revisar el prospecto de cada medicamento para ver si hay cambios en las indicaciones y la dosificación y para ver si hay advertencias y precauciones adicionales. Esto es especialmente importante cuando el agente recomendado es un medicamento nuevo y/o de uso poco frecuente. Descargo de responsabilidad: Las afirmaciones, opiniones y datos contenidos en esta publicación son exclusivamente de los autores y colaboradores individuales y no de los editores y el/los editor/es. La aparición de anuncios y/o referencias a productos en la publicación no constituye una garantía, aval o aprobación de los productos o servicios anunciados ni de su eficacia, calidad o seguridad. El editor y el/los redactor/es declinan toda responsabilidad por cualquier daño a personas o bienes que resulte de las ideas, métodos, instrucciones o productos a los que se hace referencia en el contenido o los anuncios.

Desarrollo cardíaco

El desarrollo del corazón humano a partir de un tubo primitivo tiene una historia muy singular e inusual. El corazón es el menos embrionario de todos los órganos y estructuras del cuerpo humano. Esto se debe a que se ensambla a partir de muchas células diferentes que proceden de distintas zonas de su entorno. Los campos del corazón que contienen las futuras estructuras en desarrollo se encuentran por todo el embrión temprano. Su forma final no procede de su estructura embrionaria original. Por ejemplo, las aurículas están compuestas por configuraciones genéticas diferentes a las de los ventrículos. Lo mismo ocurre con el resto del corazón. Las regiones de entrada y salida tienen comienzos muy diferentes. El revestimiento del corazón procede del hígado y tiene un origen muy diferente al del revestimiento interior del corazón. Todos los demás órganos y estructuras del cuerpo se construyen y ensamblan a partir de sus estructuras embrionarias originales, excepto el corazón. Esto nos da una pista sobre la notable capacidad del corazón para transformarse bajo una amplia variedad de influencias.