Formacion del cordon umbilical

Estructura del cordón umbilical

Anomalías Congénitas – Del Embrión al Neonato Capítulo de acceso abierto revisado por pares Anomalías del Cordón Umbilical Escrito por Sidonia Catalina Vrabie, Liliana Novac, Maria Magdalena Manolea,

5. El uraco persistenteEl uraco representa una estructura vestigial formada por la cúpula de la vejiga y las arterias umbilicales obliteradas. El uraco persistente representa el 10-15% de todas las anomalías del uraco en la literatura [58] y puede provocar la micción a través del ombligo e infecciones. Es una condición rara porque el lumen del uraco suele cerrarse en la semana 17 postconcepción [59]. Las alteraciones en la morfología del cordón umbilical deben ampliar la investigación, ya que existen asociaciones con anomalías cromosómicas. Se ha asociado con extrofia vesical y defectos de la pared abdominal anterior.

6. Hernia congénita del cordón umbilicalLa hernia congénita del cordón umbilical (CHUC) es una entidad congénita poco frecuente reconocida como tal desde la década de 1920, pero a menudo se diagnostica erróneamente como un pequeño onfalocele. Durante la primera 5ª-6ª semana de gestación, el intestino se hernia en el cordón umbilical en desarrollo y se retira a la cavidad abdominal hasta la 10ª-12ª semana de gestación [60]. Retorno del intestino fisiológicamente herniado o cierre fallido del anillo umbilical (Figuras 8 y 9). Una revisión de la literatura describió malformaciones asociadas como estenosis pulmonar, labio y paladar hendido, orejera, atresia y estenosis de intestino delgado y grueso, síndrome de intestino corto, tetralogía de Fallot, divertículo de Meckel, cloaca persistente y glaucoma congénito [61] (Figura 10).Figura 9.Quiste umbilical grande vista en 3D.Figura 10.Hernia congénita del cordón umbilical.

Circulación fetal

La placenta y el corazón del feto son dos de los primeros órganos en diferenciarse, por lo que se supone que su desarrollo está interrelacionado. Genes y micronutrientes comunes, como el folato, regulan pasos esenciales en la formación de ambos órganos, por lo que frecuentemente coexisten anomalías cardíacas y placentarias (Linask, 2013). Sin embargo, cada vez hay más pruebas de que los defectos primarios en el desarrollo de la placenta pueden influir en el desarrollo del corazón del feto y su función después del parto.

Conceptualmente, la influencia de la placenta puede ser doble. En primer lugar, la eficacia de la placenta como fuente de oxígeno y nutrientes, y como barrera selectiva a los xenobióticos, puede tener un profundo impacto en la morfogénesis y la capacidad funcional de muchos sistemas de órganos a través de la programación del desarrollo (Burton et al., 2016). En segundo lugar, a pesar de la falta de datos experimentales, es muy probable que la hemodinámica de la circulación umbilicoplacentaria influya en el desarrollo cardíaco del feto (Linask et al., 2014). La placenta es el mayor de los órganos fetales y, a término, recibe aproximadamente el 40% del gasto cardíaco fetal. La resistencia ofrecida por la red arterial y capilar dentro de los árboles vellosos de la placenta variará según la etapa de desarrollo y la presencia de patología placentaria. Dado que la expresión génica cardíaca es muy sensible a las señales biomecánicas, esa resistencia puede influir en la diferenciación de los cardiomiocitos y en la morfogénesis del corazón (Hove et al., 2003; Kowalski et al., 2014).

Estructura y función del cordón umbilical

Embarazo: Diagnóstico, fisiología y cuidados, el desarrollo y el crecimiento del feto son sostenidos completamente por la madre hasta el nacimiento. La placenta consta de un lado fetal y otro materno, y proporciona un sistema vascular.

Las células humanas dependen principalmente del metabolismo aeróbico. El sistema respiratorio participa en la ventilación pulmonar y la respiración externa, mientras que el sistema circulatorio es responsable del transporte y la respiración interna. La ventilación pulmonar (respiración) representa el movimiento de entrada y salida de aire de los pulmones. La respiración externa, o intercambio de gases, está representada por el intercambio de O2 y CO2 entre los pulmones y la sangre.

Las células humanas dependen principalmente del metabolismo aeróbico. El sistema respiratorio participa en la ventilación pulmonar y la respiración externa, mientras que el sistema circulatorio es responsable del transporte y la respiración interna. La ventilación pulmonar (respiración) representa el movimiento de entrada y salida de aire de los pulmones. La respiración externa, o intercambio de gases, está representada por el intercambio de O2 y CO2 entre los pulmones y la sangre.

Transmisión sanguínea del cordón umbilical

Cordón umbilicalCordón umbilical de un bebé de tres minutos. Se ha aplicado una pinza médica.DetallesIdentificadoresLatinfuniculus umbilicalisMeSHD014470TEcord_por_E6.0.2.2.0.0.1 E6.0.2.2.0.0.1 Terminología anatómica[editar en Wikidata]

En los mamíferos placentarios, el cordón umbilical (también llamado cordón del ombligo,[1] cordón del parto o funiculus umbilicalis) es un conducto entre el embrión o feto en desarrollo y la placenta. Durante el desarrollo prenatal, el cordón umbilical forma parte fisiológica y genéticamente del feto y (en los humanos) contiene normalmente dos arterias (las arterias umbilicales) y una vena (la vena umbilical), enterradas dentro de la gelatina de Wharton. La vena umbilical suministra al feto sangre oxigenada y rica en nutrientes procedente de la placenta. Por el contrario, el corazón del feto bombea a través de las arterias umbilicales sangre poco oxigenada y carente de nutrientes que vuelve a la placenta.

Ecografía vaginal de un embrión con una edad gestacional de 8 semanas y 3 días. El embrión está rodeado por las finas membranas del saco amniótico; en el centro se ve el cordón umbilical, que une el embrión a la placenta.