Formación en la empresa importancia

10 beneficios de la formación de los empleados

Podría decirse -y con razón- que los empleados son el mayor activo de una empresa y, por tanto, invertir en su formación y desarrollo es clave para mantener el crecimiento y el éxito del negocio. Este compromiso tiene sentido si se tienen en cuenta los largos procesos que llevan a cabo las empresas para reclutar y contratar personal cualificado. Sin embargo, a menudo el énfasis en la atención al desarrollo profesional de los empleados termina después de su contratación.

Los estudios demuestran que las organizaciones comprometidas con el desarrollo de los empleados ven aumentar las ventas y duplicar los beneficios en comparación con las organizaciones no comprometidas con el compromiso de los empleados. La formación y el desarrollo dedicados fomentan el compromiso de los empleados, y una plantilla más eficiente, competitiva y comprometida es fundamental para los resultados financieros de su empresa. Además, el 93% de los empleados se quedan más tiempo cuando una empresa invierte en el desarrollo de su carrera.  La formación y el desarrollo ayudan a las empresas a conseguir y retener a los mejores talentos, aumentar la satisfacción y la moral en el trabajo, mejorar la productividad y obtener más beneficios. Además, las empresas que tienen empleados activamente interesados y dedicados ven reducidas las tasas de absentismo en un 41% y aumentan la productividad en un 17%.

¿Por qué es importante la formación?

El siglo XXI promueve un desarrollo personal y profesional constante que motiva a las personas a adquirir nuevas habilidades y conocimientos, así como a asistir a diversas formaciones. La mayoría de las grandes empresas internacionales tienen sus propios centros de formación que ayudan a transferir los conocimientos corporativos y a compartir las habilidades necesarias.

Hoy en día, uno de los eventos corporativos más populares es la formación en equipo. ¿Por qué se ha hecho tan popular? ¿Cómo influye en el personal? Esta formación es perfecta para potenciar la cualificación y la comunicación de los empleados. Pero si se quiere crear un equipo de ensueño, debe haber un objetivo corporativo y profesional común. Los cursos de formación para la creación de equipos crean un ambiente de colaboración y confianza en la empresa, permiten que los empleados se conozcan mejor entre sí y los acercan.

Las llamadas formaciones de habilidades también son populares entre las empresas. Se trata de cursos de negociación, ventas, comunicación, presentación y otros. Ayudan a mejorar las habilidades profesionales del personal, lo que tiene un impacto positivo en el rendimiento de la empresa. Durante estas formaciones, los empleados adquieren los conocimientos y habilidades necesarios que les ayudan a ser más eficientes y a cumplir más fácilmente las tareas de la empresa. Al organizar estas formaciones, la empresa hace una contribución inestimable a su desarrollo.

Tipos de formación

La formación representa una oportunidad primordial para ampliar la base de conocimientos de todos los empleados, pero en la coyuntura actual muchos empresarios consideran que las oportunidades de desarrollo son caras. Los empleados que asisten a las sesiones de formación también pierden tiempo de trabajo, lo que puede retrasar la finalización de los proyectos. Sin embargo, a pesar de estos posibles inconvenientes, la formación y el desarrollo proporcionan tanto al individuo como a las organizaciones en su conjunto unos beneficios que hacen que el coste y el tiempo sean una inversión que merece la pena. El retorno de la inversión en formación y desarrollo de los empleados es realmente evidente.

Mejora del rendimiento de los empleados: el empleado que recibe la formación necesaria está más capacitado para desempeñar su trabajo. La formación dará al empleado una mayor comprensión de sus responsabilidades dentro de su función y, a su vez, aumentará su confianza. Esta confianza mejorará su rendimiento general y esto sólo puede beneficiar a la empresa. Los empleados que son competentes y están al tanto de los cambios en los estándares de la industria ayudan a su empresa a mantener una posición de liderazgo y de fuerte competencia dentro de la industria.

¿Qué es la formación?

¿Por qué forma su organización a sus empleados? Normalmente, se hace por razones prácticas: para estar al día con las normas del sector, para incorporar a los nuevos empleados, para enseñarles a utilizar la máquina de café… y la lista continúa. Todas ellas son partes fundamentales de la relación de su organización con sus empleados. Sin embargo, en realidad, muchas empresas no son conscientes de la importancia real de la formación de los empleados y del impacto medible que tiene.

Para comprender plenamente cómo impartir una buena formación, es vital saber por qué la formación es importante para los empleados. Hemos creado una infografía que destaca la importancia de la formación de los empleados en una organización:

La principal motivación para la formación de los empleados es mejorar la productividad y el rendimiento. Y cuando se ejecuta bien, hace precisamente eso. Proporciona a sus empleados los conocimientos que necesitan para desempeñar su función y tener un impacto positivo en su empresa. Los conocimientos que adquieren les permiten realizar un trabajo de mayor calidad y con un ritmo de trabajo más rápido.

Los empleados comprometidos tienen un mayor nivel de productividad, ¡así de sencillo! A través de la formación, usted está involucrando continuamente a sus empleados y permitiéndoles que se comprometan de nuevo. Hay una comunicación bidireccional, se comparten las opiniones y el funcionamiento interno, lo que significa que sus empleados están siempre al día de lo que ocurre. Esto hace que estén más involucrados emocionalmente. Se preocupan por su papel y están más dispuestos a dedicar su tiempo y energía a la empresa.