Informacion de la formacion de la tierra

Tamaño de la tierra

La historia de la Tierra se refiere al desarrollo del planeta Tierra desde su formación hasta la actualidad[1][2] Casi todas las ramas de las ciencias naturales han contribuido a la comprensión de los principales acontecimientos del pasado de la Tierra, caracterizado por el constante cambio geológico y la evolución biológica.

La escala de tiempo geológico (GTS), definida por una convención internacional,[3] representa los grandes espacios de tiempo desde el comienzo de la Tierra hasta el presente, y sus divisiones son la crónica de algunos acontecimientos definitivos de la historia de la Tierra. (La Tierra se formó hace unos 4.540 millones de años, aproximadamente un tercio de la edad del universo, por acreción de la nebulosa solar[4][5][6] La desgasificación volcánica probablemente creó la atmósfera primigenia y luego el océano, pero la atmósfera primigenia casi no contenía oxígeno. Gran parte de la Tierra estaba fundida debido a las frecuentes colisiones con otros cuerpos que provocaron un vulcanismo extremo. Mientras la Tierra se encontraba en su etapa más temprana (Tierra primitiva), se cree que una colisión gigante con un cuerpo del tamaño de un planeta llamado Theia formó la Luna. Con el tiempo, la Tierra se enfrió, lo que provocó la formación de una corteza sólida y permitió la existencia de agua líquida en la superficie.

Cómo se formó la tierra

Un concepto artístico de cómo era el sistema solar primitivo, hace unos 4.500 millones de años. El Sol estaba rodeado por una nube de gas, polvo y partículas rocosas que poco a poco fueron formando protoplanetas hasta convertirse en planetas, asteroides y lunas.

La formación y evolución del planeta Tierra es una historia de detectives científicos que ha llevado a los astrónomos y científicos planetarios a investigar mucho. Entender el proceso de formación de nuestro mundo no sólo proporciona una nueva visión de su estructura y formación, sino que también abre nuevas ventanas de conocimiento sobre la creación de planetas alrededor de otras estrellas.

La Tierra no existía al principio del universo. De hecho, muy poco de lo que vemos hoy en el cosmos existía cuando el universo se formó hace unos 13.800 millones de años. Sin embargo, para llegar a la Tierra, es importante empezar por el principio, cuando el universo era joven.

Todo comenzó con sólo dos elementos: hidrógeno y helio, y una pequeña traza de litio. Las primeras estrellas se formaron a partir del hidrógeno que existía. Una vez iniciado ese proceso, nacieron generaciones de estrellas en nubes de gas. Al envejecer, esas estrellas crearon elementos más pesados en sus núcleos, elementos como el oxígeno, el silicio y el hierro, entre otros. Cuando las primeras generaciones de estrellas murieron, dispersaron esos elementos al espacio, lo que sembró la siguiente generación de estrellas. Alrededor de algunas de esas estrellas, los elementos más pesados formaron planetas.

Datos de la Tierra

La Tierra se formó hace más de 4.600 millones de años a partir de una mezcla de polvo y gas alrededor del joven sol.  Creció gracias a innumerables colisiones entre partículas de polvo, asteroides y otros planetas en crecimiento, incluyendo un último impacto gigante que arrojó al espacio suficiente roca, gas y polvo para formar la Luna.

Aunque las rocas que registran las primeras partes de la historia de la Tierra han sido destruidas o deformadas por más de cuatro mil millones de años de geología, los científicos pueden utilizar rocas modernas, muestras de la Luna y meteoritos para averiguar cuándo y cómo se formaron la Tierra y la Luna, y qué aspecto pudieron tener en su día.

La Tierra, como todos los demás planetas del sistema solar, comenzó su vida como un disco de polvo y gas que orbitaba alrededor del joven Sol. Las partículas de polvo se juntaron por las fuerzas de arrastre para formar grupos de rocas que crecieron hasta convertirse en «planetesimales» de decenas o cientos de kilómetros de diámetro, y luego en «protoplanetas» del tamaño de Marte al colisionar entre sí.

La Tierra alcanzó su tamaño definitivo gracias a una última gran colisión con otro objeto del tamaño de Marte. Esta última colisión, también conocida como «impacto de formación de la luna», fue tan grande que -además de añadir mucho material a la Tierra- hubo suficiente energía para vaporizar parte de la roca y el metal tanto de la proto-Tierra como del objeto que impactó. Este vapor formó un disco alrededor de la Tierra que acabó enfriándose y agrupándose para convertirse en la Luna.

La primera vida en la Tierra

Nuestro planeta natal es el tercero desde el Sol, y el único lugar que conocemos hasta ahora habitado por seres vivos. Aunque la Tierra es sólo el quinto planeta más grande del sistema solar, es el único mundo de nuestro sistema solar con agua líquida en la superficie. Apenas más grande que el cercano Venus, la Tierra es el mayor de los cuatro planetas más cercanos al Sol, todos ellos hechos de roca y metal.

El nombre de la Tierra tiene al menos 1.000 años de antigüedad. Todos los planetas, excepto la Tierra, recibieron nombres de dioses y diosas griegos y romanos. Sin embargo, el nombre Tierra es una palabra germánica, que significa simplemente «el suelo».

La Tierra tiene una temperatura muy hospitalaria y una mezcla de sustancias químicas que han hecho que la vida sea abundante en ella. En particular, la Tierra es única en el sentido de que la mayor parte de nuestro planeta está cubierta de agua líquida, ya que la temperatura permite que el agua líquida exista durante largos períodos de tiempo. Los vastos océanos de la Tierra proporcionaron un lugar conveniente para que la vida comenzara hace unos 3.800 millones de años.

Desde una distancia media de 93 millones de millas (150 millones de kilómetros), la Tierra se encuentra exactamente a una unidad astronómica del Sol, ya que una unidad astronómica (abreviada como UA), es la distancia del Sol a la Tierra. Esta unidad proporciona una forma fácil de comparar rápidamente las distancias de los planetas al Sol.