La formacion de un bebe

Desarrollo fetal

En los seres humanos hay dos sexos: El hombre y la mujer. Los bebés se forman cuando unas células especiales llamadas espermatozoides (producidas por los hombres) se combinan con unas células llamadas óvulos (producidas por las mujeres) en un proceso llamado concepción. Cada una de estas células se produce mediante un proceso denominado meiosis, que da lugar a células que contienen la mitad de la información del progenitor. Cuando las células se combinan, forman una nueva célula, llamada cigoto, que tiene toda la información necesaria para crear una nueva persona. El cigoto crecerá hasta convertirse en un bebé con una combinación única de los rasgos de su padre y de su madre.

La respuesta más sencilla es que vienen del interior de la madre. Para que se produzca la fecundación, el padre debe introducir su esperma en el cuerpo de la madre mediante un proceso llamado cópula o relación sexual. El hombre introduce su pene en la vagina de la mujer y los espermatozoides nadan hacia el interior del cuerpo de la madre.

La pubertad es el momento de la vida de una persona en el que por primera vez tiene la capacidad de crear bebés. En el caso de los chicos, es cuando producen por primera vez esperma. En el caso de las chicas, es después de la primera menstruación. La menstruación, a veces llamada regla, se produce cuando el revestimiento del útero se desprende y un material rojo parecido a la sangre sale de la vagina de la niña. La menstruación suele producirse una vez al mes en las mujeres. La menstruación indica que la mujer está liberando óvulos que pueden ser fecundados. El revestimiento del útero crece para preparar el crecimiento de un bebé. Si el óvulo no es fecundado ese mes, el útero se desprende de su revestimiento y comienza a crecer de nuevo.

Desarrollo del embrión

La primera visita prenatal es la más completa. Se elabora una historia clínica completa, se realiza un examen físico y se llevan a cabo ciertas pruebas y procedimientos para evaluar la salud inicial de la madre y del feto. La primera visita prenatal puede incluir lo siguiente:

Un primer trimestre saludable es crucial para el desarrollo normal del feto. Puede que la futura madre no muestre mucho en el exterior, pero en el interior de su cuerpo se están formando todos los órganos y sistemas principales del feto.

Los cambios y el desarrollo más espectaculares se producen durante el primer trimestre. Durante las primeras 8 semanas, el feto se llama embrión. El embrión se desarrolla rápidamente y, al final del primer trimestre, se convierte en un feto completamente formado, que pesa aproximadamente entre medio y un kilo y mide, por término medio, entre 7 y 10 centímetros de longitud.

Al igual que cada niño crece y madura a ritmos diferentes y en momentos distintos, lo mismo ocurre con ese mismo niño cuando comienza su vida en el útero. La tabla que se muestra a continuación proporciona puntos de referencia para la mayoría de los embarazos normales. Sin embargo, cada feto se desarrolla de forma diferente.

Feto

El desarrollo prenatal (del latín natalis ‘relativo al nacimiento’) incluye el desarrollo del embrión y del feto durante la gestación de un animal vivíparo. El desarrollo prenatal comienza con la fecundación, en la fase germinal del desarrollo embrionario, y continúa en el desarrollo fetal hasta el nacimiento.

En el embarazo humano, el desarrollo prenatal también se denomina desarrollo prenatal. El desarrollo del embrión humano sigue a la fecundación y continúa como desarrollo fetal. Al final de la décima semana de edad gestacional, el embrión ha adquirido su forma básica y se denomina feto. El siguiente periodo es el del desarrollo fetal, en el que muchos órganos se desarrollan completamente. Este periodo fetal se describe tanto de forma tópica (por órganos) como cronológica (por tiempo), y los principales acontecimientos se enumeran por edad gestacional.

Se utilizan diferentes términos para describir el desarrollo prenatal, es decir, el desarrollo antes del nacimiento. Un término con el mismo significado es el de «anteparto» (del latín ante «antes» y parere «dar a luz») Sin embargo, a veces se utiliza «anteparto» para designar el periodo comprendido entre la semana 24/26 de edad gestacional hasta el nacimiento, por ejemplo en la hemorragia anteparto[1][2].

Cuando el feto se convierte en bebé

En el proceso reproductivo, un espermatozoide masculino y un óvulo femenino proporcionan la información necesaria para producir otro ser humano. La concepción se produce cuando estas células se unen al fecundar el óvulo. El embarazo comienza cuando el óvulo fecundado se implanta en el útero. El embrión crece y se rodea de estructuras que le proporcionan apoyo y nutrición. Los ojos, las extremidades y los órganos aparecen a medida que el embrión se convierte en un feto. El feto crece dentro del útero hasta que el embarazo termina con el parto. Para entonces, todos los sistemas corporales están en su sitio, incluido el sistema reproductivo que un día puede ayudar a producir otro ser humano.

Durante las relaciones sexuales, algunos espermatozoides eyaculados por el pene del hombre suben por la vagina y el útero de la mujer hacia un ovocito (célula huevo) que flota en una de las trompas uterinas. El esperma y el óvulo son gametos. Cada uno de ellos contiene la mitad de la información genética necesaria para la reproducción. Cuando un espermatozoide penetra y fecunda un óvulo, esa información genética se combina. Los 23 cromosomas del espermatozoide se emparejan con los 23 cromosomas del óvulo, formando una célula de 46 cromosomas llamada cigoto. El cigoto comienza a dividirse y a multiplicarse. En su camino hacia el útero se divide para convertirse en un blastocisto, que se introducirá en la pared uterina.