La formacion del relieve terrestre

Desgravación de la tierra

Cuando vamos al campo o vemos deformidades en el terreno, hablamos de la palabra relieve. Sin embargo, mucha gente no sabe qué es el relieve ni en qué ámbitos se debe utilizar para qué sirve en geología. El relieve es algo bastante necesario para la vida del ser humano y la ciencia de la geología estudia el relieve en muchos casos.

El relieve también es sinónimo de accidentes geográficos. Estos incidentes adoptan la forma de irregularidades e inhomogeneidades en los ecosistemas terrestres o acuáticos, que proporcionan modificaciones en zonas concretas y, en muchos casos, textura.

Los relieves son importantes para el estudio del clima, la flora y la fauna. Su aparición en el terreno puede deberse a procesos internos de la Tierra, al comportamiento natural o a la intervención humana. Algunos accidentes geográficos, como las montañas, los valles, las colinas y las llanuras, pueden explicarse por factores como la erosión a largo plazo, la gravedad y el clima. Asimismo, el término relieve se utiliza para referirse a la técnica escultórica en el mundo del arte.

La topografía y el clima son dos elementos de todo paisaje. El clima se entiende como un conjunto de características atmosféricas en una zona concreta, formado por elementos como la temperatura, la humedad y la altitud.

Cómo describir el relieve en un mapa

Esta revisión considera las formas en que el desarrollo de la tectónica de placas puede reconocerse a partir del registro geológico. La tectónica de placas facilita la pérdida de calor, implica un movimiento lateral suficiente para la generación de volúmenes significativos de corteza oceánica, y parece haber un equilibrio óptimo entre corteza continental y oceánica, con la Tierra cubierta en un 40% de corteza continental. El tiempo de permanencia de la corteza oceánica es corto, de hasta un par de 100 Myr, por lo que durante gran parte de la historia de la Tierra el registro de la tectónica global se conserva en los continentes, aunque los efectos de una Tierra más caliente puedan verse sobre todo en el aumento de los volúmenes de magmatismo oceánico.

Se han propuesto varios modelos para la destrucción y el reciclaje de la corteza continental, como el bombardeo de meteoritos, la sagducción, las inestabilidades gravitacionales que dan lugar a goteos de material litosférico y la subducción, tal y como se observa en la actualidad. Sin embargo, sigue siendo difícil predecir las diferencias entre los modelos en cuanto a las condiciones metamórficas y los magmas generados que proporcionan pruebas sólidas, y mucho menos inequívocas, en el registro geológico. Por lo tanto, utilizamos proxies metamórficos y magmáticos para los márgenes de placa destructivos de la actualidad, explorando cuando es posible cómo pueden tener diferentes implicaciones en el Arcaico y el Proterozoico temprano. Estos datos se integran con los del movimiento lateral de los continentes y con las pruebas de cuándo la corteza se hizo lo suficientemente fuerte como para que la tectónica de placas pudiera operar. De paso, señalamos que incluso en períodos anteriores al desarrollo inferido de la tectónica de placas, es conveniente utilizar el término intraplaca para los magmas generados en entornos sin contribución significativa de los procesos destructivos de las placas. El término subducción se utiliza si los datos son similares a los observados en los márgenes destructivos de las placas en la actualidad. El uso del término subducción no excluye la existencia de otros procesos que den lugar a firmas magmáticas y metamórficas similares por parte de procesos diferentes en épocas anteriores de la historia de la Tierra, pero es necesario establecerlos.

Qué es el relieve y el drenaje en geografía

La corteza terrestre es la capa más fina y rudimentaria que compone la Tierra y, sin embargo, todo lo que ha vivido en la Tierra la ha llamado hogar. La corteza es una estructura dinámica y es una de las capas que componen nuestro punto azul pálido. La corteza es una capa química que tiene diferentes composiciones químicas. Hay dos tipos principales de corteza: la corteza oceánica y la corteza continental, y son diferentes entre sí. Las diferencias se deben a la tectónica de placas, que se refiere entonces a las placas y al movimiento de las mismas por encima de la astenosfera, impulsando procesos litosféricos que dan lugar a la formación y producción de fenómenos naturales como los terremotos y las dorsales. La corteza es una de las cinco capas químicas de la Tierra y está diferenciada para mostrar las distintas propiedades químicas que se dan en cada capa. La corteza terrestre, junto con el manto superior, tiene su papel necesario en la creación y destrucción dinámica de la superficie de la corteza en la que se desarrollan todos los organismos vivos. En este capítulo se analizarán diversos aspectos de la corteza, y se hablará del origen, la estructura y la composición de la corteza antes de dilucidar su continua evolución hasta nuestros días.

Relieve de montaña

6La sección transversal E2 de la ERT (matriz de Schlumberger) se midió perpendicularmente a la E1 para validar los resultados geofísicos. Cubre todo el fondo de la depresión cerrada con una longitud total de 120 m. En cuanto a la estructura subterránea, los resultados están en absoluta concordancia con E1, mostrando una acumulación masiva de sedimentos de grano fino casi sin excepción (R<25 Ωm; espesor >20 m; intersección con E1 a ~73 m). En el centro del perfil, la roca sólida no pudo ser identificada debido a la insuficiente penetración en profundidad. Debido a la corta extensión norte-sur de la dolina, no fue posible realizar perfiles más largos (afloramiento de caliza en las laderas). El buzamiento del lecho rocoso hacia el interior de la dolina enterrada sólo puede identificarse en los márgenes del transecto y, por tanto, apunta a una geometría del subsuelo relativamente empinada. Las dos zonas de alta resistividad en los bordes inferiores de la tomografía deben considerarse anomalías artificiales. Fueron causadas en el contexto de la adquisición o el procesamiento de datos y no corresponden a características reales. Al igual que en el resto de las partes próximas al talud, los abanicos detríticos superficiales se extienden hacia el centro, provocando resistividades de hasta 250 Ωm. A pesar de que las mediciones de ERT suelen ser sensibles a los cambios sedimentológicos y proporcionan información sobre la alternancia de diferentes sustratos sueltos (Hecht, 2009), no se observa casi ninguna estratificación evidente del relleno de dolina.