Simuladores de formacion profesional sanidad

Software de simulación sanitaria

La educación médica ha experimentado rápidos cambios en todo el mundo (1, 2) en consonancia con todos los retos actuales. Estos cambios surgieron como producto de diversos problemas, entre ellos las necesidades cambiantes de la población y los múltiples avances científicos y tecnológicos generados por la acumulación de conocimientos médicos basados en la evidencia. El mundo cambiante de la educación médica, y la consolidación de nuevos paradigmas educativos, exigen la incorporación de estrategias innovadoras (3). La educación médica está en el centro de estos fenómenos, ya que debe utilizar las mejores estrategias educativas para transformar a los estudiantes inexpertos en profesionales competentes. Esta lucha permanente ha contribuido al surgimiento de nuevas e innovadoras metodologías de enseñanza, aprendizaje y evaluación.

La simulación clínica es una metodología innovadora para la educación médica y se ha desarrollado rápidamente en los últimos años. Gaba (4) definió la simulación clínica como: «Una técnica, no una tecnología, para sustituir o ampliar las experiencias reales con experiencias guiadas que evocan o replican aspectos sustanciales del mundo real de forma totalmente interactiva». La simulación permite la enseñanza a través de experiencias guiadas en contextos seguros, facilitando el aprendizaje adecuado y la evaluación estandarizada de las habilidades necesarias para afrontar un mundo cambiante.

Ejemplos de simulación sanitaria

La simulación en la educación sanitaria tiene una larga historia, aunque en muchos aspectos hemos estado reinventando la rueda durante los últimos 25 años. Históricamente, los simuladores han sido mucho más que simples modelos, y todavía podemos aprender de aspectos de la simulación utilizados hace cientos de años. Este libro ofrece una historia narrativa del desarrollo de los simuladores desde principios del siglo XVII hasta mediados del siglo XX, cuando la simulación en la asistencia sanitaria parecía casi extinguirse.    Está organizado en torno al desarrollo de la simulación en diferentes países e incluye al final una guía de simuladores en museos y colecciones privadas de todo el mundo.    El objetivo es aumentar la comprensión de la simulación en la formación profesional de los profesionales sanitarios explorando el contexto histórico de los simuladores que se desarrollaron en el pasado, cómo eran, cómo se utilizaban y los ejemplos de uso de simuladores que provocaron daños importantes y una erosión de los estándares. El libro está dirigido a la comunidad de la simulación sanitaria y a los historiadores de la medicina.    Estos últimos, en particular, apreciarán la identificación y el uso de fuentes históricas escritas en latín, alemán, italiano, francés, polaco y español, además de en inglés.

Formación en simulación sanitaria

Los cambios en la práctica médica que limitan el tiempo de instrucción y la disponibilidad de los pacientes, la ampliación de las opciones de diagnóstico y gestión, y los avances tecnológicos están contribuyendo a un mayor uso de la tecnología de simulación en la formación médica. Cuatro áreas de simulaciones de alta tecnología que se utilizan actualmente son las técnicas laparoscópicas, que ofrecen a los cirujanos la oportunidad de mejorar sus habilidades motrices sin riesgo para los pacientes; un simulador de enfermedades cardiovasculares, que puede utilizarse para simular afecciones cardíacas; sistemas informáticos multimedia, que incluyen programas centrados en el paciente y basados en casos que constituyen un plan de estudios generalista en cardiología; y simuladores de anestesia, que tienen respuestas controladas que varían en función de numerosos escenarios posibles. Algunas de las ventajas de la tecnología de simulación son la mejora de ciertas habilidades técnicas quirúrgicas, de las habilidades de examen cardiovascular y de la adquisición y retención de conocimientos en comparación con las clases tradicionales. Estos sistemas ayudan a resolver el problema de la escasa formación y dominio de las habilidades y pueden proporcionar un método para que los médicos se conviertan en aprendices autodirigidos a lo largo de la vida.

Tipos de simulación en la sanidad

Tanto las habilidades técnicas, como el cierre de heridas, como las no técnicas, como la comunicación, pueden enseñarse utilizando tecnologías de simulación que van desde entrenadores de tareas clínicas segmentadas de baja fidelidad hasta maniquíes de cuerpo entero de alta fidelidad.

La formación basada en la simulación se ha definido como el uso de «una persona, un dispositivo o un conjunto de condiciones… para presentar problemas de evaluación de forma auténtica». El participante en la simulación debe responder a los problemas como lo haría en circunstancias naturales»[1] La simulación se ha utilizado ampliamente y ha tenido efectos positivos sobre la seguridad y la eficacia en diversos campos e industrias, como la economía, el ejército, la mecánica, la energía nuclear, la aviación y el desarrollo espacial aeronáutico. Del mismo modo, la simulación se está aplicando ahora a la educación de los profesionales de la salud. La práctica deliberada de una habilidad a través de múltiples repeticiones y la retroalimentación constructiva son la clave para desarrollar la experiencia y garantizar que la habilidad se está aprendiendo correctamente[2] Esto se aplica a las habilidades técnicas, como la sutura de heridas, así como a las habilidades no técnicas, como la comunicación.